Para mantener una buena salud bucal, hay cuatro puntos importantes a tener en cuenta: Cepillado dentario, uso de hilo dental, reducción en el consumo de azúcares y controles periódicos al odontólogo. En cuanto al cepillado dentario, lo ideal es hacerlo luego de haber ingerido cualquier alimento.

Recomendamos usar un cepillo suave, y colocarlo entre el diente y la encía, no solo sobre la superficie dentaria. Esa unión es el lugar donde suelen depositarse las bacterias, que en su metabolismo provocan las caries dentales.

El hilo dental también es fundamental para una buena higiene ya que es el responsable de remover la placa que se encuentra entre dientes, y accede a donde el cepillo nunca llega, que es el punto de contacto entre un diente y otro. Lo ideal es pasar el hilo dental una vez por día, todos los días.

Por último, tener en cuenta e intentar controlar la ingesta de bebidas, jugos, golosinas, chocolates, facturas, etc. ya que contienen altos niveles de azúcar y es conveniente reducir su consumo al mínimo para evitar el desarrollo de las caries.

La visita al odontólogo se recomienda hacerla cada seis meses.

-->